Hasta hace muy poco tiempo si nos planteábamos emprender un proyecto empresarial y necesitábamos obtener financiación contábamos con pocas opciones: podíamos solicitar un crédito al banco, engañar a algún pariente y/o amigo o tener suerte y recibir apoyo público a través de alguna subvención o ayuda.


El panorama actual ha cambiado y el boom de emprendimiento que está experimentado el Mercado ha ampliado de manera significativa las fuentes de financiación a las que puede optar cualquier emprendedor. Sin ánimo de hacer un examen exhaustivo de todas estas figuras, hoy queremos centrar nuestra atención
en el denominado “crowdfunding” y más concretamente en las implicaciones fiscales que acarrea participar en este tipo de campañas.

¿Qué es exactamente?

Este modelo, importado del Derecho anglosajón y traducido como micromecenazgo, se caracteriza por la cooperación colectiva de personas y entidades que aportando dinero u otros recursos propios dan soporte a iniciativas ajenas. A lo largo de este tiempo el “crowdfunding” se ha empleado en proyectos de toda índole: desde la construcción de centros de acogida, dispensarios o escuelas para colectivos en riesgo de exclusión social, hasta el lanzamiento de compañías o pequeños negocios (kickstarter, indiegogo o lanzanos entre otras), pasando por políticos o artistas que han buscado apoyo de sus seguidores para impulsar su carrera.

¿cuál es la recompensa?

Esta microfinanciación colectiva puede desarrollarse a través de distintas modalidades pero la más común suele ser la de compensar a los financiadores con la entrega de artículos de merchandising y preventa de productos.

¿Hay que informar a Hacienda?

Desde el punto de vista fiscal, estas aportaciones tienen la consideración de donaciones. Así, la Dirección General de Tributos afirma en sus recientes pronunciamientos que las percepciones recibidas a través de esta vía de financiación deben ser objeto de declaración en el impuesto sobre donaciones si el beneficiario es persona física o en el impuesto sobre sociedades en el caso de tratarse de personas jurídicas. Adicionalmente, si existe una contraprestación para quienes hayan contribuido en forma de bien o servicio, como suele ser lo habitual, la prestación o entrega oportuna implicará la repercusión del impuesto sobre el valor añadido (IVA) si se efectúa en el marco de una actividad empresarial o profesional o del impuesto sobre transmisiones patrimoniales (TPO) si las operaciones quedan en la esfera privada.

Rosa Amo, comisión jóvenes economistas CGE, representante del Colegio de Economistas de Almería.

Foto de escritura creado por rawpixel.com – www.freepik.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.